Acudimos frecuentemente a denuncias de crueldad y maltrato intencional y por negligencia a pesar que no es nuestra competencia, porque solo somos voluntarios no autoridades.

Los casos que atendemos son: Perros encadenados, animales sin espacio vital adecuado, perros que se ven obligados a vagar por comida aun cuando tienen dueño, animales golpeados, ahorcados, ahogados, cortados, mutilados, apuñalados, quemados y otras torturas más, que hasta el más indiferente se sorprendería.